contáctanos

    Síguenos en FacebookSíguenos en Twitter
    Síguenos en LinkedinSíguenos en Google+

    Publicado por 24 abril 2017

    10 errores que tu cuñado informático va a cometer en el diseño de tu web.

    El sitio web de una empresa utiliza tecnología. Igual que la nevera de tu cocina. Pero ni tu web ni tu nevera necesitan a un informático por muy bueno y profesional que este sea.

    Quizá te resulte sorprendente que te expliquemos las razones por las que deberías quitar hoy mismo de las manos de los informáticos que tienes en plantilla el control del sitio web de vuestra empresa (o de esa micropyme de tu pueblo que te vende cualquier cosa relacionada con las pantallas con las que trabajáis). Después de todo, si esa gente te gestiona la red interna de la empresa, las impresoras, la telefonía, el hosting del correo y procura que los ordenadores estén sanos y funcionales, y además dicen que saben programar código, ¿por qué no dejar en sus manos el sitio web de vuestro negocio?

    Nuestra respuesta a esto es muy simple: el sitio web de una empresa es una herramienta de marketing y de desarrollo de negocio. Existe para atraer a una audiencia, educar a los visitantes y convertirles en leads para tu departamento de ventas. Así que no tiene ningún sentido dejar que una pieza clave de vuestra estrategia de negocio -la reputación de vuestra empresa en todo el mundo digital- pueda ser correctamente conceptualizada, desarrollada ni manejada por profesionales que carecen de la más mínima cualificación profesional en marketing y comunicación.

    Lee las 10 pifias que -seguro- va a cometer el informático de turno, sea o no el majísimo marido de tu hermana, y los 3 simples pasos a seguir para convertir de verdad a tu sitio web en un motor de generación de negocio para tu empresa:

    Si dejas el web de tu empresa en manos del que te gestiona el antivirus, pasará esto:

    1.No tendra objetivos. 

    Cuando un profesional crea una web establece claramente cuales son sus objetivos y trabaja para conseguirlos. El objetivo del "cuñado" informático es terminar la web cuanto antes y cobrártela. Hasta que aparezcan fallos, por los que te volverá a cobrar.

    2. La estructura del web será simple y pobre.

    Las agencias profesionales diseñamos la estructura de tu web para que obtenga el máximo de conversiones  (ventas, consultas, fidelización de clientes,  etc.). El informático se limitará a preguntarte "qué quieres poner aquí" o a decirte que la plantilla gratuita por la que te ha cobrado no permite hacer lo que tú pensabas que era posible.

    3. Tendra un contenido mediocre.

    Para los profesionales del marketing digital, el contenido es el rey, porque hace que los buscadores ayuden a encontraros y a convertir a los visitantes en clientes. El informático se limitará a colocar los textos que le has dado, esos que estaban el el viejo catálogo que tenías en un cajón.

    4. El diseño no será efectivo. 

    Lo que le importa al que no sabe es que estés contento con un web que resulte simplemente atractivo y "cool". El profesional del marketing hace posible que el contenido esté al servicio de los intereses de la empresa y contribuya a lograr unos objetivos de negocio, eliminando todo lo que no es importante para ese objetivo.

    5. Habrá gato encerrado "diseñado para ti".

    Las empresas de informática serias no venden webs. Pero las que sí lo hacen, por lo general, venden sitios web a precios muy baratos porque utilizan plantillas de código abierto aduciendo que "vale para todo, y en el futuro se puede ampliar". Venden a precio barato una plantilla que revenden múltiples veces a distintos clientes. Ese es el truco del precio barato y les sirve, además, para tener a tu empresa cautiva para que siga pagando arreglos de seguridad, plugins que tienen costes periódicos, y para cuando pasan dos o tres años, convencerte de que la plantilla está anticuada ("las tendencias han cambiado", es el argumento más utilizado), y volver a venderte de nuevo un sitio web que, ahora sí, será "responsive". El mundo del diseño de sitios web profesionales ha cambiado y ellos no quieren que lo sepas.

    Consejo: nunca aceptes como serio un presupuesto de diseño o rediseño web si cuesta menos de 3.500€. Mira todo lo que implica el diseño de un web.

    6. Las imágenes serán inadecuadas y pesadas. 

    El informático suele seleccionar imágenes de recurso, incluso de las gratuitas que pululan por la Red. Raramente se va a preocupar ni por los derechos de su autor ni por si representan correctamente a tus productos y servicios. Y seguramente no las dimensionará ni optimziará en resolución, lo que provocará que tu web se cargue leeeentamente en las pantallas. Una agencia profesional hará todo lo posible por que las imágenes y videos de tu web sean de verdad una representación real de tu empresa.

    7. El SEO quedará para el final. Si es que no te lo cobran aparte.

    Desde el principio del proyecto una agencia o un buen profesional del marketing ditial piensa y trabaja en la optimización para buscadores (SEO) de tu web. Es algo que se debe hacer antes, durante y después de diseñar y publicar el sitio web. El informático "cuñado", si se plantea el trabajo de SEO, lo deja para después de entregarte el sitio web. Muchos, ante su falta de competencia en la materia, te aeguran que el SEO está perfecto o te cobrarán un extra por optimizarlo. Compruébalo: si tu web no aparece en las búsquedas de Google -sin escribir el nombre de la empresa- antes de la tercera página de resultados, te han mentido. Aquí tienes lo básico que debes conocer sobre el SEO.

    8. Surgirán problemas de mantenimiento y garantía.

    Que una empresa de imformática te presupueste adecuadamente y te explique la letra pequeña de lo que le estás contratando con un proyecto de diseño web es como encontrar un trébol de cuatro hojas: una lotería. Las agencias de marketing serias y profesionales ponen al cliente por encima de sus propios interteses de facturación y no sólo explican antes de empezar qué se va a realizar, cómo y con qué costes para ti, sino que garantizan que no habrá costes ocultos de ningún tipo. Nunca oirás la típica excusa de "para arreglar esto te tengo que cobrar trabajo extra".

    9. Incluso problemas legales. 

    Los profesionales del marketing conocen la legislación que afecta a la presencia digital de tu empresa y se comunica con tu equipo legal para que los aspectos legales de vuestro web estén bien comunicados en el web. No es lo mismo que copiar los textos legales del último web que vendió la empresa de informática con la excusa de que nadie los va a leer. No vaya a ser que quien los lea sea un inspector de la Agencia Española de Protección de Datos. Mira sus multas.

    Y, lo peor de todo:

    10. Nunca venderéis tanto como podríais. 

    La diferencia más importante entre un web amateur hecho por un informático y uno conceptualizado, diseñado y creado por profesionales del marketing es que mientras el primero solo pensará en lo que te ha cobrado, la agencia profesional se preocupará por el retorno de tu inversión en forma de ventas (el famoso ROI) y por que la reputación de vuestra empresa esté adecuadamente representada en Internet

    El sitio web de una empresa es el mejor ejemplo moderno para coprobar que lo barato sale caro. Sin embargo...

    Solo hacen falta tener en cuenta 3 cosas para que esto no pase:

    1. Establecer objetivos claros de retorno de inversión

    La empresa debe tener muy claro qué quiere que su sitio web logre para ella, en función de su estrategia de negocio. Esos objetivos deben ser específicos y estar enfocados en el beneficio extra que puede lograrse si el sitio web está construido y manejado de manera efectiva.  Algunos ejemplos:

    • Incrementar el conocimineto de la marca o de la emrpesa entre determinados sectores de audiencia o público.
    • Ayudar a convertir un porcentaje mayor de visitantes en leads comerciales.
    • Recopilar información sobre esos leads para ayudar a mejorar el proceso comercial de la empresa.
    • Generar mayor retorno de los prospectos y leads al sitio web para ofrecerles una mejor experiencia de relación con la empresa.

    2. Que los departamentos de marketing y ventas colaboren.

    Esto es sumamente importante. Une a las personas clave que tienen las mayores responsabilidades en la generación de beneficios en la empresa y hace que no sólo colaboren, sino que trabajen en sintonía, como si fuesen un único equipo. Eso es smarketing

    3. Determinar la inversión en tiempo y en dinero.

    Si la empresa determina los puntos clave de experiencia acumulada y qué personas deben involucrarse en el desarrollo y gestión del sitio web corporativo, será fácil determinar cuánto tiempo y qué inversión se necesita para llevar al sitio web al éxito. Los costes pueden implicar la necesidad de trabajar con una agencia externa de marketing como apoyo, lo que no siempre es barato. Pero si enfocáis bien los objetivos a lograr, el retorno de inversión está siempre asegurado.

    En definitiva, cambiar la forma de pensar a respecto de la gestión del sitio web de tu empresa puede ser algo difícil al principio, sobre todo en empresas con filosofías de gestión demasiado tradicionales. Pero cuando se abren los ojos a la realidad y se comienza a ver al sitio web como algo más que el catálogo de la empresa en formato digital, pueden empezar a suceder grandes cosas. Si este es el caso de tu empresa, quizá tú seas quien logre el mérito de estar detrás de la iniciativa del cambio.

    Si ya has vivido la experiencia de dejar el web de tu empresa en las manos inadecuadas, coméntanoslo en la sección de comentarios, abajo.

    Nuevo llamado a la acción

    ANALIZAMOS TU SITIO WEB GRATIS.

    Pulsa aquí para solicitar una consultoría gratuita.

    Contactar

    DEJA TU COMENTARIO