contáctanos
    el mejor correo electrónico

    comparte este artículo

    Síguenos en FacebookSíguenos en Twitter
    Síguenos en LinkedinSíguenos en Google+

    Publicado por 15 noviembre 2019

    Crea el mejor coreo electrónico

    Se dice que el correo electrónico perfecto es un mito, algo así como el monstruo del Lago Ness que tantos han visto pero del que no se puede probar su existencia; que ni el mejor profesional del marketing ha logrado hacerlo... ¿Será posible y cierto crear algo tan perfecto? Tal vez, o tal vez no, pero si vas a crear una campaña de email marketing lo mejor es que tengas en cuenta todo lo necesario para estructurar un buen correo.

     

    Así como los médicos deben conocer cada parte de la anatomía humana y de su funcionamiento, con los correos electrónicos pasa igual. Muchas veces las empresas se animan a implementar estrategias de correo, pero no obtienen los resultados esperados. ¿Por qué? Debes conocer tu herramienta de inicio a fin, ya que así podrás aprovechar cada elemento a tu favor.

    Recuerda que un correo electrónico perfecto depende de varios aspectos, así como de su intención: si es un mensaje promocional, de agradecimiento, un aviso o la bienvenida a nuevos suscriptores.

    1. Encabezado 

    Aquí se encuentran los primeros elementos que el usuario ve al recibir un correo electrónico: de esto depende si la persona se interesará en leer el mensaje o lo descarte. Su estructura contiene:

    1. Línea de asunto
    2. Preencabezado
    3. Nombre de remitente y dirección de correo
    4. Dirección de respuesta

    Esta es tu primera y más importante oportunidad de causar una buena impresión.

    Para hacer óptima esta primera sección, será relevante que conozcas a tu consumidor: qué podría resultarle atractivo, cómo habla y qué tipo de mensaje funciona con él.

    1. Línea de asunto

    El 69 % de los correos electrónicos recibidos se marca como spam únicamente por este elemento. La línea del asunto debe ser convincente, personalizada y con un límite de palabras para mantener la atención del usuario. Una medida ideal se conforma de 41 caracteres (aproximadamente 7 palabras).

    Piensa qué quieres decir a los usuarios en el correo electrónico. Sí, suena muy sencillo, pero a veces las pequeñas cosas son las que más dificultad representan. Pregúntate:

    • «¿Qué estoy ofreciendo?»
    • «¿Estoy informando sobre un cambio?»
    • «¿Voy a lanzar un nuevo producto y quiero que todos se enteren?»

    Como hemos dicho antes, la línea de asunto debe ser atractiva para tener un primer impacto en el consumidor. Mientras más corta y directa sea, mayor atención obtendrás. 

    Según una investigación de CoSchedule, las palabras siguientes, cuando están en la línea de asunto, aumentan la tasa de apertura:

    words-increase-email-opens

    Como puedes ver, algunas son: «exclusivo», «24 horas de ofertas especiales», «consejos», «tiempo limitado» y «gracias».

    Si deseas que más personas abran un correo electrónico tuyo, la recomendación es incluir entre tres o más de estas palabras en la línea de asunto.

    Y así como hay buenas palabras, también existen algunas que reducen el interés y lo mejor es evitarlas:

    palabras que dificultan la apertura del email

    Algunas son: «presupuesto», «problema», «éxito», «descarga» y «¿por qué pagar más?».

    Es importante que distingas los nuevos usuarios de quienes ya son clientes. El email marketing no solo se trata de crear una línea de asunto personalizada, sino también de tener claro en qué etapa se encuentra cada contacto. Por ejemplo, no es lo mismo que envíes una invitación a una venta especial por primera vez, que otra a quienes asisten a tus ventas de manera recurrente.

    Mira las diferencias entre las siguientes líneas de asunto:

    • Línea de asunto para un cliente habitual: «¿Te gustó el contenido de nuestro curso en línea? ¡Aquí tienes el sumario de la información!» 
    • Línea de asunto para un usuario nuevo: «Únete a nuestra clase en línea. ¡Recibe un 50% de descuento para darte la bienvenida!»

    Si enviaras una misma línea de asunto a todos, reducirías tus probabilidades de éxito. Recuerda que debes saber qué tipos de clientes tienes para dirigirte a ellos eficazmente. 

    Aunque no hay una fórmula mágica para crear la línea de asunto que nunca será rechazada, si conoces bien a tus consumidores y a tu propia marca, lograrás maravillas. Además, recuerda que tu prioridad es la claridad y la concreción. 

    2. Preencabezado

    Quizá tienes la mejor y más original línea de asunto, pero también debes aprovechar este elemento. Muchas empresas cometen el error de pensar que es una parte secundaria y que el usuario no la notará. Sin embargo, puedes usarla a tu favor para reforzar tu correo.

    Los mensajes más comunes que podemos encontrar son: «Este correo contiene imágenes» o «Haz clic aquí si tienes problemas para ver este correo». ¿Lo has notado? Para ser honestos, este tipo de mensajes no hacen que un usuario se sienta atraído. 

    Una vez más, debes pensar en tu consumidor. Dependiendo de tu sector, ¿qué tipo de preencabezado llamaría su atención?

    Para que te des una idea, te compartimos esta imagen en la que podrás encontrar un preencabezado que no cumple con buenas prácticas y otro que sí lo hace.

     Preencabezado en un correo electrónico de marketing

    El primer preencabezado no informa mucho acerca de lo que tratará el correo. En el segundo, sabes que Netflix te recomienda ver la nueva temporada de la serie y te da un resumen de la trama.

    3. Nombre de remitente y dirección de correo

    Seguro has visto miles de correos de empresas que te informan sobre algo, pero en su remitente no aparece una dirección de correo electrónico que te diga quiénes son o qué hacen. Al ver esta imagen seguro dirás: «¡Claro, he borrado cientos de esos correos!».

    Remitente en un correo electrónico de marketing

    Si quieres que los usuarios que reciban tu correo piensen que eres una empresa real y honesta, te recomendamos no seguir esta estrategia. Muéstrate ante ellos y, sobre todo, no les niegues la oportunidad de que te puedan responder.

    4. Dirección de respuesta

    Asegúrate de que tu correo corporativo tenga la capacidad suficiente para recibir muchos correos electrónicos. ¿Por qué? Evita que tu buzón se quede sin capacidad y que las respuestas de tus contactos interesados reboten. Eso los hará sentir decepcionados y perderán el interés, y para ti será un posible cliente perdido.

    2. Cuerpo 

    Es la columna vertebral de tu correo electrónico. En esta sección va el contenido que quieres ofrecer y tienes todo un espacio en blanco para desarrollar un diseño al que tus clientes no podrán resistirse.

    1. Personaliza

    Este ya es un requisito prácticamente obligatorio en una campaña de email marketing. Según un estudio de Accenture, 41 % de los consumidores han cambiado de empresa debido a una pobre personalización en su experiencia. Esto se debe a que nadie quiere sentirse simplemente un número en una lista anónima de clientes.

    En el caso del email marketing, los correos personalizados ofrecen tasas de apertura 6 veces más altas y algunas marcas han registrado una mejora de 8 veces más en las tasas de clics en comparación con las campañas estándares de correo electrónico. Que una persona vea que la llamas por su nombre la hace sentir confiada, y verte a ti como una empresa comprometida.

    2. Usa llamadas a la acción

    Las llamadas a la acción o CTA son utilizados para llamar la atención de los usuarios y pueden aumentar los clics en un 371 % y las ventas hasta en un 1617 %. Si envías un mensaje increíble, pero no guías a tus lectores hacia algo más, entonces solo leerán la información y cerrarán el correo. ¡No dejes que pase! Invítalos a suscribirse, a seguir leyendo más en tu sitio web o a utilizar un descuento de bienvenida, por ejemplo. 

    Así como las líneas de asunto se personalizan dependiendo el tipo de cliente, también los CTA pueden adaptarse dependiendo de la etapa de compra en la que se encuentre. 

    La creación de un CTA funcional tendrá que hacerse con base en lo que deseas conseguir. Por ejemplo: 

    • Si tu correo contiene un mensaje de bienvenida de un boletín, agrega una llamada a la acción que dirija hacia tu sitio web para conocer más. Demuestra que tienes lo que ese cliente necesita y que estás ahí para atenderle cuando quiera. 
    • Si compartes un catálogo de productos, inserta un CTA con más detalles. Más adelante, en el mismo mensaje, da una opción de compra directa.

    Lo más importante antes de crear llamadas a la acción es conocer el objetivo, hacia dónde quieres ir y qué esperas que haga tu cliente. Mira el CTA que utiliza Pull&Bear en este email:

    Ejemplo de CTA en un correo electrónico de Pull&Bear

    Recuerda que el contenido del mensaje debe ser claro; de lo contrario, el usuario no sabrá qué hacer o cuál es su intención.

    La posición en la que se ubique cada llamada a la acción también es importante, ya que debe estar alineada con el diseño, optimizado para los dispositivos móviles y sobre todo, ser visible. 

    Si el contenido tiene un fin único, la mejor posición para insertar el CTA es en medio.

    Si en cambio, la intención del mensaje es contar una historia o lograr que el usuario haga varias cosas, lo mejor es dividir los múltiples temas con un CTA diferente en cada uno.

    Los usuarios no solo tienen curiosidad por hacer clic en botones, sino que exploran todo el mensaje buscando más información. Agrega enlaces en títulos, logotipos u otros elementos que puedan llamar su atención.

    Si bien este elemento es esencial para el email marketing, también pueden ser perjudiciales cuando son usados de forma incorrecta. Uno de los errores más comunes es agregar CTAs en exceso. Con esto lo único que lograrás es abrumar a tu lector y preferirá no elegir nada. 

    El número correcto de CTAs dentro de un correo electrónico dependerá de la intención del mensaje. Solo recuerda que con dos o tres máximo puedes dirigir perfectamente a un usuario hacia tu objetivo. 

    3. Optimiza tu correo para dispositivos móviles

    El 85 % de los usuarios revisa su correo electrónico desde algún dispositivo móvil. Por ello, es importante que optimices todas tus campañas de email marketing a través de un correo electrónico responsive. Con esto nos referimos a que el contenido del mensaje que será leído en un equipo de escritorio o un portátil, también pueda verse sin complicaciones y bien organizado a través de cualquier teléfono inteligente o tableta. Si quieres estar con tus consumidores donde ellos se encuentren debes facilitarles esa acción.

    Pero, ¿cómo lograr un correo responsive? 

    • Mientras menos elementos haya en el mensaje, mejor. Un correo a una sola columna podrá visualizarse mejor desde cualquier pantalla de dispositivo móvil. 
    • El tamaño de fuente ideal es entre 13 o 14 puntos para el cuerpo del texto y 20 puntos para los encabezados. De esta manera, el lector podrá leerlo sin forzar su mirada. 
    • En el caso de los CTA, estos deben ubicarse, como ya lo mencionamos, en una posición estratégica. El uso de llamadas a la acción evita saturar el texto de enlaces que solo harán que el mensaje parezca abigarrado. 
    • Haz uso de los espacios en blanco, ya que estos permiten que las personas puedan concentrarse mejor en el mensaje.

    La anatomía de una correo electrónico perfecto, de acuerdo con Litmus, es la que puede leerse desde cualquier lugar. En pocas palabras: brinda una experiencia única y cómoda a los usuarios. 

    4. Diseño equilibrado

    Es importante que logres un equilibrio entre las imágenes y el texto que quieres añadir. Tal vez podrías pensar que usando más fotos llames más la atención, y es probable. No obstante, un mensaje lleno de imágenes aumenta el peso del correo, lo que significa más tiempo de carga.

    Lo mismo pasa con el texto. Si sobrecargas el mensaje con un texto largo, lo único que lograrás es que el usuario que lo vea, se agobie y lo cierre.

    5. Gramática impecable 

    Si hay palabras mal escritas o el texto no es claro, el diseño del mensaje simplemente perderá su encanto. Algunas reglas que puedes seguir son las siguientes: 

    1. Usa correctamente las mayúsculas: cada empresa tiene su propia guía de estilo, aunque debes tener en cuenta que demasiadas frases o palabras en mayúsculas pueden ser desagradables para el lector. Por otra parte, recuerda que los nombres propios como marcas, países y nombres van con la letra inicial en mayúsculas. 
    2. Sigue la regla general para encabezados: sujeto+verbo+complemento. Por ejemplo: «César, ¿estás listo para disfrutar de estas magníficas ofertas?».
    3. Copia y pega los nombres: si el nombre de un cliente va mal escrito en el mensaje personalizado, ten por seguro que se ofenderá. Para evitar algún error, mejor copia y pega los nombres desde tu lista de contactos. No tendrás que preocuparte de esto si cuentas con una plataforma de gestión donde puedas crear los correos automáticamente. 
    4. Cuida los signos de puntuación: los punto y coma, los puntos finales, los puntos suspensivos, las comas y demás signos pueden ser un dolor de cabeza, pero es necesario que los revises para que no cambien el sentido de una frase.

    3. Pie de página

    El encabezado de tu correo fue un éxito y el usuario lo abrió, el cuerpo del mensaje también le interesó, pero... ¿qué sigue? Aprovecha esta sección para informarle al cliente cómo comunicarse contigo.

    No pierdas la oportunidad de pedirle que se suscriba a tu boletín o, en caso contrario, a decidir si ya no quiere recibir más información de tu parte. El pie de página es una sección en la que puedes hacer que un usuario dé el siguiente paso. 

    Las tres partes que debes incluir son las siguientes:

    1. Información de contacto 

    Debes añadir todos los medios de comunicación por los que pueden comunicarse contigo. Ya sea tu número de teléfono, sitio web, redes sociales o tu dirección física. De esta manera, el usuario puede ver que existes realmente y tendrá confianza.

    Esto se aplica también para la información legal. Ahí puedes incluir fechas y condiciones de alguna promoción o políticas de privacidad, entre otros elementos.

    2. Suscripción

    No dejes que el usuario se vaya sin darle la oportunidad de que se suscriba a tu sitio web. Si lo hace, agradécele y aclárale qué recibirá de ahora en adelante y con qué temporalidad.

    3. Anular suscripciones

    Sí, sabemos que nadie quiere dejar ir a un suscriptor, pero la experiencia de usuario también debe ser excelente cuando ya no quiere recibir más contenido de tu parte. Agrega un enlace para anular la suscripción, pues así le harás saber que es dueño de su información (y del control de sus preferencias) y reafirmarás tu imagen como una empresa segura.

    Ofrece a tus usuarios la mejor experiencia posible desde tus correos electrónicos. ¡Ya lo sabes! La clave es un encabezado original y conciso, un contenido equilibrado y un pie de página informativo y flexible. 

    Analiza la reacción de tus contactos hasta que sepas lo que realmente les gusta. ¡Estamos seguros de que saldrás triunfante!

    Nueva llamada a la acción

    Autor: adaptación de un artículo de Laura Martínez Molera para HubSpot

    ANALIZAMOS TU SITIO WEB GRATIS.

    Pulsa aquí para solicitar una consultoría gratuita.

    Contactar

    DEJA TU COMENTARIO