contáctanos

    Síguenos en FacebookSíguenos en Twitter
    Síguenos en LinkedinSíguenos en Google+

    Publicado por 17 abril 2017

    Por qué no deberías usar WordPress en el diseño web de tu empresa.

    Toda la galaxia elogia a WordPress. Nosotros no. Para una agencia de marketing inbound, los CMS de código abierto forma parte del lado oscuro de La Fuerza. Pero para sus clientes es aún peor: si tu empresa usa o está pensando en usar WordPress o cualquier otro CMS open-source para mantener vivo su sitio web, debes saber que acabarás invirtiendo más dinero del que te han presupuestado, que estará limitado por las fronteras de una plantilla que no fue creada para tu empresa y que -más tarde o más temprano- será atacado por hackers.

    Pronto descubiréis que habréis invertido más dinero del presupuestado y los resultados de negocio generados por vuestra presencia digital serán, en el mejor de los casos, discretos.

    Seamos claros: una empresa seria no piensa sólo en tener un sitio web, sino en desarrollar su estrategia de negocio con la ayuda de toda su presencia digital. Más tarde de lo que desearíamos, en &CO nos dimos cuenta de que utilizar sistemas de gestión de contenidos (CMS) basados en código abierto era jugar en contra de los intereses de nuestros clientes. Por muchas razones. En este artículo hemos elegido cinco.Hay al menos dos razones por las que las agencias de marketing digital hemos contribuido a popularizar CMSs como WordPress, Joomla, Drupal o similares entre nuestros clientes:

    1. Ninguna agencia nada en dinero. La primera razón es la falta de capacidad financiera y humana para desarrollar un sitio web de verdaderamente bueno técnicamente hablado y con la suficiente calidad creativa en cuanto a diseño visual. Los verdaderos profesionales de la comunicación no son mileuristas.
    2. Y casi todas piensan en su propio beneficio. Cuanto más barato se le pueda ofrecer a una empresa un sitio web, más fácil será que firme. O, visto de otro modo, suele importar poco el resultado final que va a genera al cliente un sitio web. Si se le puede vender la misma plantilla a varios clientes, cambiando tipografías, colores y contenidos, la agencia piensa -erróneamente- que le sale más rentable. Pero se equivoca de lleno, porque lo más rentable siempre es apostar por el beneficio del cliente, ayudarle a representar y potenciar la reputación de su empresa, y ayudarle a captar y mantener a sus clientes.

    El verdadero coste de inversión para una empresa de tamaño medio (digamos una pyme) en su estrategia de presencia digital está en una horquilla que varía entre los 15 y los 80.000€/año. Sinceramente, no muchas empresas se lo pueden permitir y muy pocas agencias pueden demostrar que esa inversión retornará a la empresa en forma de ventas y reputación corporativa. ¿La solución? aliarse con el argumento de la agencia: si no tenemos un gran presupuesto y podemos tener un web que cueste 1.000€, problema solucionado. A la empresa le sale barato y la agencia, al menos, nunca pierde dinero.

    Así es como nacieron muchos, muchos sitios web de empresas en España y en gran parte del mundo: había que estar en la Red, aunque no se supiese muy bien ni cómo ni por qué.

    El código abierto es bueno. Pero no para el sitio web de una empresa seria.

    Tampoco es que WordPress (por citar al que más ha evolucionado) y compañía sean herramientas inútiles. El movimiento open-source ha hecho grandes cosas por el desarrollo de nuestra sociedad en las últimas décadas. Pero hay muchas razones por las que el código abierto es del todo desaconsejable cuando se trata de desarrollar, mantener y evolucionar la presencia digital de una empresa. Veamos tan sólo 5 de ellas:

    1. Tiene demasiadas limitaciones creativas.

    Un gestor de contenidos digitales (CMS) de código abierto es un montón de código que no se ve en pantalla. Necesita herramienta que lo haga visible, atractivo, que muestre textos, videos, fotografías, colores, formas...: una plantilla. Si has encargado un sitio web basado en código abierto, eso es, en esencia, lo que te han vendido, junto con la creación del contenido en la mayoría de los casos.

    Cualquier plantilla de contenidos para un CMS de código abierto limita a tu empresa y a los contenidos que mostráis al mundo. La plantilla es versátil siempre hasta un límite. Si se quiere alguna funcionalidad no prevista en la plantilla, implicará sustituirla por otra mejor, modificarla "a mano", o instalarle un plugin (un extra, un trozo de código que permite una funcionalidad no prevista inicialmente), pero los límites siempre estarán presentes.

    Hay infinidad de plantillas disponibles, pero todas han sido desarrolladas en serie para tipos de empresas y contenidos generalmente similares o comunes a un sector de negocio. Pero no hay dos empresas iguales, por tanto siempre hay límites. Si te aburres de tener un web demasiado horizontal, la única solución para hacerlo vertical o para cambiar el tamaño y la colocación de los elementos esenciales, es deshacerte de esa plantilla e instalar otra. La ventaja es suelen ser baratas, no suelen superar los 200€ en la mayoría de los casos. Eso sí, muchos te la venderán por más, esconderán todo lo que hay que esconder para que no se detecte que es una plantilla fabricada en serie y te dirán que ha sido diseñada ex-profeso para tu empresa. 

    2. Implica demasiados problemas de seguridad.

    De la misma forma que muchos se preguntan por qué no se erradica la desnutrición infantil en el mundo, otros nos preguntamos qué beneficio logra un hacker atacando el sitio web de una empresa de Segovia desde una oscura habitación en un remoto lugar del planeta. Pero lo cierto es que cada día se detectan más de 80.000 ataques informáticos por minuto a sitios web soportados por WordPress. Es sólo cuestión de tiempo que a tu empresa le toque la lotería.

    El ataque llegará, seguro. Cuándo, no lo sabes. Ni tu agencia de marketing digital. Y muchas ni siquiera tienen protocolos de actuación para estas eventualidades. Aunque lo tuviesen, ten por seguro tendrá coste. Arreglar las consecuencias de un ataque informático puede llevar 2 minutos o 2 meses. En muchos casos, el destrozo es de tal magnitud que -si no se han hecho copias periódicas de seguridad- todo se habrá perdido y habrá que empezar desde cero nuevamente. Pero te costará dinero.

    Incluso hay muchos sitios web basados en WordPress o CMSs similares que parecen sanos y saludables. Pero si la seguridad no se ha mantenido al día, en algún lugar del código hay una puerta para servir a los intereses de algún hacker. Créeme que no estamos exagerando. Y si no lo crees, revisa esto (en inglés).

    En cualquier caso, hay agencias serias que cuidan en todo momento de la seguridad de los webs de sus clientes. Pero implica costes en forma de horas de trabajo extraordinarias y en la instalación de plugins de seguridad. Si la agencia no quiere perder dinero, te cobrará esos costes.

    Por cierto, casi todos los sitios web de cualquier empresa almacenan información afectada por la LOPD. No mantener la seguridad adecuada puede suponer multas para tu empresa.

    3. Tiene costes ocultos o no previstos. Y no pocos.

    Cuando una empresa acepta una propuesta de una agencia para desarrollar su sitio web, debería leer a fondo la letra pequeña del contrato. O exigir que la haya. Estos son los costes más comunes a los que se enfrenta una empresa cuando encarga a una agencia rediseñar el sitio web:

    • Si no dispone de un hosting para alojar su web, deberá contratarlo. Normalmente no va incluido en el precio del sitio web.
    • Las plantillas de código abierto como WordPress evolucionan. Los desarrolladores serios suelen garantizar la actualización de las plantillas durante un período de tiempo suficiente, pero llegará un momento en que vuelva a tener coste, si no esa actualización si el cambio de plantilla cuando la anterior se haya quedado obsoleta y hayan dejado de trabajar en su desarrollo y actualización.
    • Todos los CMS de código abierto son gratuitos (la plantilla suele costar dinero si se quiere algo que no sea básico y poco funcional), pero hay todo un modelo de negocio detrás del código abierto gratuito: es gratis porque siempre será necesario pagar por algo. Ese es el caso de los plugins, esos pequeños módulos o programas que hacen que el WordPress realice tareas o funciones que no están programadas en su código original. Los plugins para WordPress son tantos y tan variados, que en sí mismo son un enorme nicho de mercado. Es más que probable que en tu sitio web basado en WordPress te hayan presupuestado plugins adicionales necesarios. Debes tener en cuenta que los plugins también se actualizan y sus costes permanecen o aumentan con las actualizaciones de los mismos. Asegúrate de que el presupuesto o la letra pequeña de la propuesta de tu agencia los enumere, presupueste y explique los costes a medio y largo plazo de los mismos.
    • Y el más importante: como avanzamos arriba, la seguridad te costará dinero. Si la agencia te ha garantizado la seguridad de tu web, preocúpate de que quede bien claro quién costeará las muchas horas de trabajo que supone mantener tu sitio web seguro y a resguardo de ataques informáticos. Por lo general, en nuestra experiencia, se necesita no menos de dos horas de trabajo al mes -en el mejor de los casos- para mantener la seguridad de un sitio web basado en WordPress.
    • Y tu web no vivirá solo en el mundo. Necesitarás disponer de herramientas complementarias a tu sitio web que tendrán coste: plataformas de e-mail marketing, herramientas de análisis, de publicación social, y un largo etcétera. Siempre hay soluciones de software freemium, gratis hasta cierto punto. Pero cuando se trata de lograr resultados de negocio, aparecen costes que conviene tener previstos.

    4. La adaptatividad a dispositivos móviles es, cuando menos, relativa.

    El famoso "responsiveness", la adaptatividad de tu web a cualquier dispositivo que tenga una pantalla capaz de mostrarlo, depende siempre de la plantilla que tu CMS utilice. No todas las plantillas son iguales, ni cuestan lo mismo, ni están igual de bien desarrolladas. Se dan todavía demasiados casos en los que la adaptatividad del contenido a dispositivos móviles no funciona al 100% con plantillas y CMSs open-suorce.

    En la mayoría de esos casos ello se debe a una mala programación de la plantilla en origen, o a que quien desarrolla el sitio web ha retocado el código original para mejorar o cambiar algo. Por tanto, la probabilidad de que el sitio web de tu empresa se vea perfectamente bien en cualquier dispositivo si usas un CMS de código abierto, no es muy alta. Y cuando se detecte el problema a solucionar, habrá un nuevo coste.

    y 5. No incorpora herramientas profesionales de gestión de marketing y ventas.

    No al menos más allá de las más básicas que suelen servir para muy poco. Porque, seamos sinceros, lo que toda empresa busca en el fondo con su presencia digital es atraer clientes, ¿no?. Y saber quiénes son, qué están buscando, qué les podríamos vender, como llegar a ponernos en contacto con ellos, conocerles... venderles.

    Para eso hace falta que un sitio web, y todos sus satélites (perfiles sociales, plataformas de e-mail marketing, software de gestión de clientes, etc., etc.) puedan generar y unificar los datos necesarios para analizarlos y actuar en consecuencia. Olvídate de tener esas funcionalidades dentro de tu web si está basado en WordPress o cualquier otro CMS de código abierto. Necesitarás herramientas adicionales. Y no estamos hablando de Google Analytics (a mejor herramienta gratuita existente para conocer a la audiencia de un sitio web), sino de un sistema de automatización capaz de darte la información digerida y estructurada para que tu equipo de ventas empiece a relacionarse con los visitantes de tu web, con tus seguidores en las redes sociales, con tus clientes, con tus proveedores, con todos los stakeholders de tu empresa.

    Alguien dijo una vez que hay mucha diferencia entre conducir un coche y conducir uno de esos que no necesitan carnet de conducir para ser utilizados.

    Si tu empresa no puede permitirse grandes inversiones para su presencia digital, al menos negocia con tu agencia todos los términos del acuerdo que vas a firmar. Exige que te desglosen todos los costes, los conceptos y las garantías de lo que te van a entregar. O piensa que lo barato, casi siempre, sale caro. Echa un vistazo a lo que debes saber a la hora de contratar a la agencia adecuada para el diseño web de tu negocio.

    Si has leído hasta aquí, respóndete a ti mismo esta pregunta: ¿crees que invertir 1.000, 2.000, o 3.000€ en el sitio web de tu empresa realizado mediante WordPress o CMSs similares va a garantizar la reputación de tu empresa en Internet, a generar suficientes clientes como para rentabilizar la inversión, y que vas a tener la mínima tranquilidad necesaria de que todo está funcionando bien en todos los sentidos? No te preocupes, hay soluciones y alternativas asequibles para cualquier empresa. En un próximo artículo te hablaremos de ello.

    Mientras tanto, si has experimentado algunos de los problemas descritos en este artículo, cuéntanoslo en la sección de comentarios de aquí abajo.

    Lo 10 errores de SEO que debes evitar en tu rediseño web

    ANALIZAMOS TU SITIO WEB GRATIS.

    Pulsa aquí para solicitar una consultoría gratuita.

    Contactar

    DEJA TU COMENTARIO